19 mayo, 2021

Tomate para Industria: recomendaciones para un óptimo inicio de temporada

El tomate para industria comienza su temporada con un aumento esperado de superficie cultivada en la provincia, así como nuevos retos que desafían al productor, como la dificultad para conseguir materia orgánica de base. Hablamos con el Ing. Agr. Diego Moral, uno de nuestros Asesores Técnico Comerciales (ATC) en San Juan Diego Moral y referente en cultivo de tomate.

En este momento estás viendo Tomate para Industria: recomendaciones para un óptimo inicio de temporada

¿Cuáles son los aspectos a tener en cuenta para realizar un trasplante exitoso de tomate?

Considero que es fundamental pensar en una producción sostenible en el tiempo; es decir, focalizada en obtener rendimientos máximos a corto, mediano y largo plazo, lo que implica adoptar buenas prácticas agrícolas y tecnologías orientadas a cuidar el suelo y la conservación del ambiente.

La preparación del suelo, la formación de cama y la elección del plantín son tareas muy importantes para lograr un cultivo exitoso junto, por supuesto, con un buen manejo del riego y una fertilización de base adecuada.  

¿Qué tipo de fertilización recomendas?

Siempre recomiendo elaborar un plan de fertilización donde, además del NPK, se incorpore Materia Orgánica para mantener la fertilidad microbiológica de los suelos; sobre todo en cultivos como el tomate que se repiten año a año. Hoy el productor se enfrenta con una dificultad para comprar materia orgánica de base (guano), como una de las consecuencias que ha traído la pandemia a nuestro país. En este sentido, Guanito se presenta como una alterativa muy conveniente ya que, además de ser una materia orgánica certificada y estandarizada, el producto esta inoculado con Bacterias PGPR (promotoras del desarrollo radicular), potenciando el rendimiento del cultivo de forma notable.

¿Cómo afectaría económicamente al Productor aplicar Guanito en lugar de guano de gallina?

Los costos son similares, dependiendo la dosis, pero además Guanito aporta muchas ventajas que contribuyen a la rentabilidad del cultivo. No solo potencia el sistema radicular de la planta de un modo muy efectivo, lo que finalmente se traduce en más kilos y en un cultivo más rentable; sino que permite al productor ahorrar costos considerables de logística ya que, al aplicarse con máquina, no requiere de personal. Además, Guanito tiene un alto porcentaje de fósforo totalmente enlazado con carbono orgánico, por lo que queda 100% disponible. Esas unidades de fósforo se pueden contar dentro del plan nutricional de NPK. 

En definitiva, al comprar Guanito el productor compra un producto diferencial, con una composición muy completa y con un método de elaboración exclusivo; quedando muy alejado de lo que es el guano de gallina. Apostar a las nuevas tecnologías no debería, en mi criterio, verse como un gasto sino por el contrario, como una apuesta a la agricultura eficiente y sostenible. 

¿Se ha ensayado este producto en alguna finca de la provincia?

Así es. Disponemos de varios ensayos de Guanito realizados durante la temporada anterior tanto en San Juan como en Mendoza, algunos en conjunto con la Asociación Tomate 2000, que están disponibles para quien los solicite. 

La importancia de una correcta aplicación 

Guanito se ha posicionado como el potenciador radicular más efectivo del mercado por su exclusiva composición (6N- 15P-3K-2MgO – 10CaO) y por ser un biofertilizante de liberación gradual, lo cual permite alimentar al cultivo de manera óptima durante todo el ciclo. Por eso es fundamental aplicarlo de forma temprana y correcta, permitiendo así que comience a tiempo la liberación de nutrientes y que el pellet quede cerca de la raíz, potenciando su desarrollo con las novedosas BACTERIAS PGPR (plant growth-promoting rhizobacteria) que contiene. Además, el biofertilizante cuenta con un alto contenido de Materia Orgánica Activa (55%), ácidos Húmicos y Fúlvicos (11%), que también contribuyen al desarrollo de la rizósfera (zona de desarrollo de raíces).

Tecnología de vanguardia

Guanito fue uno de los primeros productos del Grupo Italpollina, actual líder mundial en Nutrición Vegetal, y revolucionó el mercado de los abonos peletizados gracias a su exclusivo proceso de elaboración por deshidratación al vacío. La planta de producción, ubicada en Verona, está certificada por el reglamento de la Comunidad Europea1069/2009 que regula el procesamiento de los subproductos animales garantizando la salud pública.